Páginas vistas en total

domingo, 25 de junio de 2017

DE COMO LA "CANCIÓN DE AUTOR" Y LA ESCUELA EMPEZARON A ENCONTRARSE. RECUPERACIÓN DE UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE.

ÁNGELES RUIBAL, cantautora gallega que junto con el compositor SERGIO ASCHERO, formaron, durante los años setenta el dúo "LOS JUGLARES", ha tenido el precioso gesto de hacerme llegar está página de un "periódico escolar" titulado "Saeta Azul" en el que empecé a escribir mis primeras crónicas sobre la "canción de autor". Fue en 1976.


Concretamente este artículo lo publiqué en la segunda quincena de noviembre de 1976 y estaba dedicado al disco "Está despuntando el alba" que Ángeles y Sergio dedicaron a canciones creadas sobre poemas de MIGUEL HERNÁNDEZ.


El regalo de esta hoja del periódico "Saeta azul" –que se publicaba en Andalucía– me ha producido una gran alegría porque aunque escribí en él quincenalmente, entre octubre de 1976 a marzo de 1978, no conservaba ninguno de sus ejemplares. Los tenía todos, pero debieron perderse en una las mudanzas que he realizado a lo largo de mi vida.

La existencia y la difusión de este periódico escolar a mediado de los setenta –recién finalizada la dictadura– me parece un hecho que, al menos a mi, me hace pensar en lo progresista que era su planteamiento que supuso la "introducción activa y directa" de la "canción de autor" en las aulas andaluzas. Pensamiento que irremediablemente me lleva también a sentir –con cierta tristeza– que pasado el tiempo, se han perdido iniciativas pedagógicas y culturales como aquella, lo que es realmente lamentable.

Concretamente, hace un par de meses, en pleno proceso de escritura del libro "MI VIDA ENTRE CANCIONES", me pareció necesario recuperar aquella experiencia escolar y decidí dedicarle el "capítulo 13"; capitulo del que seguidamente voy a copiar y compartir un fragmento. Creo que es importante... ¡Ojalá hoy se pudiera poner en marcha una iniciativa musical y pedagógica como aquella!.

«Ya en los años sesenta escribí algunos artículos (simples colaboraciones muy esporádicas) sobre la relación entre la música y la pedagogía en publicaciones como Mundo Obrero, Triunfo o Cuadernos para el Diálogo, donde tuve la suerte y el inmenso placer de conocer y mantener una entrañable relación con grandes y admirables hombres como Enrique Miret Magdalena o Joaquín Ruiz Jiménez.

Pero, en realidad, la experiencia más sistemática la inicié, en octubre de 1976, en un periódico escolar editado en Sevilla con un nombre que nunca me gustó pero que fue, sin duda, una publicación tremendamente innovadora. Me refiero al periódico escolar Saeta Azul que fue galardonado con el Premio Nacional de Prensa Infantil y Juvenil en 1975.

Unos meses después de publicar el libro Nueva Canción: "Disco-fórum y otras técnicas", recibí una carta en el ICCE, procedente de Sevilla, en la que Manuel Suárez Piñero, editor del periódico escolar Saeta Azul, me solicitaba una entrevista. La verdad es que, aunque aquello de la «saeta» y del «azul» no me sonaba muy bien y me producía, inconscientemente, un cierto rechazo (me hacía recordar a la Falange Española de las Jons que tanto detestaba), me cité con él en mi casa y mantuvimos una larga entrevista.

Manuel Suárez Piñeiro me mostró el periódico y me informó de que su fundador en 1973 (y director desde entonces), era José María Javierre, un periodista que en aquel momento también era director del El Correo de Andalucía y hacia el que yo, sin conocerle en persona, sentía una gran admiración. Hombre de tremenda sensibilidad democrática, magnífico escritor, defensor apasionado de los derechos humanos y sacerdote rebelde y crítico. Antonio Lorca, también periodista, llegó a calificarle como «la sonrisa seductora de la Iglesia».

He de decir que, solo con esta información que me proporcionó Piñeiro, mi rechazo previo al periódico a causa de su nombre empezó a desaparecer. Con un fundador y director como Javierre era imposible que aquella publicación tuviera algún tipo de connotación «derechista» y, por supuesto, mucho menos, falangista. Es más, ya desde aquel momento sentí que iba a ser para mí un gran honor poder conocer y trabajar cerca de un gran periodista como José María.

Después el editor me explicó que Saeta Azul era el primer periódico escolar que se había publicado en España, que era quincenal y que llegaba a cientos de colegios, fundamentalmente de Andalucía.

En concreto, y descendiendo ya al motivo central de la entrevista, Suárez Piñeiro me transmitió el deseo de José María Javierre de que colaborase quincenalmente en el periódico con una sección monográfica dedicada a la «canción de autor». El proyecto me pareció muy atractivo y necesario (llevar la canción a la escuela siempre ha sido una de mis obsesiones) y acepté su solicitud asegurándome antes de que tendría total libertad, no solo en la creación de la nueva sección sino, y sobre todo, en la selección y el desarrollo de sus contenidos. Por supuesto, así era Javierre, aquello les pareció lógico y hasta positivo y acordamos que a los pocos días les mandaría una propuesta para iniciar la colaboración en el curso escolar 1976-1977.

Aquella propuesta, que fue aceptada de inmediato, consistió en la creación de una sección a la que llamamos Nueva Canción que iba a ocupar la última página entera del periódico y en la que, cada dos semanas, haríamos una amplia presentación de la obra (un LP) de uno de nuestros cantautores; presentación planteada como una especie de guía de audición que se complementaría con actividades o sugerencias didácticas para poder trabajar dicha obra en el aula.

Os aseguro que aquel fue uno de los trabajos más hermosos y gratificantes que he hecho en mi vida. Creo que llegó a ser una experiencia innovadora y verdaderamente revolucionaria, sobre todo pensando en los años y en el contexto sociopolítico en que pude desarrollarla. Ya me gustaría a mí que ahora se realizasen iniciativas similares.


Los Juglares y Fernando González Lucini hablan  sobre "Saeta Azul".

Hace unas semanas, cuando decidí escribir "Mi vida entre canciones", empecé a buscar en mis archivos algún ejemplar de aquel periódico escolar y, lamentablemente, no lo encontré. Es probable que se perdiera en algunos de los varios traslados de casa que he vivido a lo largo de los años pasados. Me consta que tenía guardados en una carpeta todo los ejemplares en los que colaboré. 

Al no encontrarlos tomé la decisión de ir a consultar la fantástica hemeroteca de la Biblioteca Nacional para intentar reencontrarme con aquella documentación que considero de gran valor histórico

En la Biblioteca Nacional, afortunadamente, me encontré con todos los ejemplares de Saeta Azul. ¡Qué vértigo! Fue muy emocionante, hasta se me saltaron las lágrimas. Aquellos periódicos sí que eran presencias y realidades tangibles de "Mi vida entre canciones"

Como no me permitieron hacer fotocopias ni fotografías, me pasé varias horas tomando unas notas con las que voy a intentar rescatar lo que fue aquella experiencia.

Escribí cada dos semanas en Saeta Azul desde la segunda quincena de octubre de 1976 a la primera de marzo de 1978. Un total de 24 artículos. Hay que tener en cuenta que durante las vacaciones escolares el periódico no se publicaba.

El primer artículo, que fue la presentación y el despegue de la sección «Nueva Canción», lo inicié con la siguiente introducción que, hoy por hoy, al cabo de tantos años, sigo suscribiendo palabra por palabra. (No olvidemos que iba dirigida a niños y adolescentes en situación de escolarización y que estamos hablando del año 1976).

«Iniciamos hoy esta nueva sección de Saeta Azul dedicada a la música de juventud y la iniciamos pensando mucho en ti porque sabemos que la música te entusiasma. ¿No es cierto? Queremos ofrecerte y conseguir dos cosas fundamentales. Por una parte, presentarte una serie de discos que se van editando y que nos parecen interesantes y, por otra, darte y daros a todos sugerencias sobre cómo un disco, una música, una canción pueden ser muy importantes para vuestra formación porque cuando la canción es buena y posee calidad siempre tiene algo que comunicarnos, un mensaje que transmitirnos, una experiencia que el autor o el intérprete quiere darnos a conocer, y que hemos de saber captar y asimilar.

»Piensa que la música y la canción son una forma de lenguaje, una forma extraordinariamente bella de expresión, una forma de recreación de la vida y no solo un producto más de consumo y entretenimiento. Por supuesto, hablamos de la "buena canción", no de ese gran conjunto de canciones que no dicen nada y que nada tienen que ver con la vida ni con los problemas reales de las personas, de los jóvenes o de ti mismo». 

El caso es que entre octubre de 1976 a marzo de 1978, escribí 24 artículos –como el que aparece en el inicio de este "cuelgue"– dedicados, por ejemplo, a discos de Carlos Cano, Taburiente, Luis Pastor, La Bullonera, Miro Casabella, Víctor Jara, Labordeta, Manuel Soto Sordera, Jordi Sabatés, Aute, La Fanega, María del Mar Bonet, Indio Juan Oskorri o Joquín Carbonell ... Y lo que es más interesante, miles de niños escucharon, disfrutaron y trabajaron esos discos.

¡QUE BUENO SERÍA, REALMENTE, PODER REALIZAR EN LA ACTUALIDAD ALGO PARECIDO... ¡Pues ahí queda!

¡Ah!... Y si te interesa tener una ampliación sobre lo que he escrito en este "cuelgue" y sobre muchísimas cosas más relacionadas con la historia de la "canción de autor" COMPRA –si todavía no lo tienes– EL LIBRO "VIVIR ENTRE CANCIONES". Pulsando en el siguiente enlace puedes encontrar como hacerlo:


miércoles, 21 de junio de 2017

DE LA AUTOEDICIÓN Y LOS RIESGOS DE LA LIBERTAD.

Ya son varias las personas que me han preguntado donde pueden adquirir el libro "MI VIDA ENTRE CANCIONES". La respuesta por ahora es muy simple: Me los pueden comprar a mi directamente, o en la librería "El Argonauta" de Madrid en la que he dejado unos cuantos ejemplares. De momento esas son las dos posibles alternativas. (No hay más, aunque, a decir verdad, me gustaría que el libro estuviera en todas las librerías.)

La opción que en su día tomé de autoeditarme el libro para hacerlo con absoluta libertad – y contando solamente con la ayuda de los mecenas del verkami– implica unos riesgos que asumo totalmente:

1. No tengo, ni cuento con quien me haga la distribución del libro por todo el país y fuera de España.

2. Los libros que he editado, menos los que estoy mandando a los mecenas, los tengo en mi casa.

3. Asumo –y voy a hacerlo claramente– el tener que anunciar y recordar, de vez en cuando, que "escribo para que me lean" y que me gustaría que me compraran el libro.

4. Y estoy absolutamente feliz de que el libro, poquito poco, esté llegando a las manos de los amigos, amigas y personas que me estiman. ¡Pa eso lo escribí!



En consecuencia –a ti que estas ahí– si te interesa, te apetece, puedes. y quieres darme una alegría, te sugiero que compres "MI VIDA ENTRE CANCIONES". Puedes hacerlo así:

1. Realiza una transferencia o un ingreso de 23 € (20 € precio del libro + 3 € gastos de envío) a la siguiente cuenta bancaria:
ES70 2100 5745 2801 0020 2016

2. Comunica la realización de la transferencia o el ingreso a mi correo: 

3. En esa mimas comunicación indicar la dirección a la que tengo que mandar el libro y si desea recibirse dedicado.

4. Inmediatamente yo mismo te mandaré el libro por correo.

5. Si el pedido se hace desde fuera de España me lo cuentas y lo hablamos, porque los gastos de envío subirán un poco.

¡ABRAZO GRANDE Y GRACIAS!

martes, 20 de junio de 2017

SEIS CRÓNICAS DE LA FIESTA/CONCIETO "VIVIR ENTRE CANCIONES"

En este "cuelgue" voy a resumir la 6 CRÓNICAS que ya he publicado sobre el concierto "VIVIR ENTRE CANCIONES" que se celebró el 6 de junio en la Sala Galileo de Madrid, con  motivo de la presentación del libro "VIVIR ENTRE CANCIONES".


PRIMERA CRÓNICA

SEGUNDA CRÓNICA

TERCERA CRÓNICA

CUARTA CRÓNICA

QUINTA CRÓNICA

SEXTA CRÓNICA

FIESTA/CONCIERTO "VIVIR ENTRE CANCIONES". CINCO HORAS DE " CANCIÓN DE AUTOR". (SEXTA Y ÚLTIMA CRÓNICA).

Con esta SEXTA CRÓNICA concluyo el recorrido que he venido haciendo sobre el espectacular desarrollo de la fiesta/concierto "VIVIR ENTRE CANCIONES" celebrada el pasado día 6 de junio en la Sala Galileo de Madrid. Fiesta en la que –durante cinco horas– participaron los siguientes creadores, compositores y cantantes.


Concretamente en la sexta parte de la fiesta intervinieron:

PEDRO REINARES
BEL GORDILLO
SARA VENEROS
QUESIA
JORGE TYLKI
ÁNGELES RUIBAL
ICIAR IBARRA (GAUDEA)
MANU MÍGUEZ
ALFONS OLMO (VERDCEL)
JAVIER MAROTO
y DAVID TORRICO


PEDRO REINARES –gran amigo de quienes acudimos
con cierta frecuencia a la Sala Galileo–,
con el acompañamiento de MANU MÍGUEZ, a la guitarra,
interpretó, y tuvo el detallazo de dedicarme,
la canción "Tu eres mi amigo del alma"
de Roberto Carlos. ¡Gracías Pedro, amigo!
¡Fue muy emocionante!


Seguidamente intervinieron BEL 
y SARA VENEROS. Con ellas la alegría, el ritmo, 
y el buen y bien cantar inundaron la Sala Galileo.
BEL nos ofreció su canción "Ella"
y SARA VENEROS "Una gota de mar".

Fue muy hermoso como se fundieron y se hermanaron
sus voces –transcurridas ya cuatro horas de concierto– reafirmando 
con fuerza y con mucha calidad –o sea, emocionándonos–
que efectivamente "VIVIMOS ENTRE CANCIONES"
y que la canción nos hace "SENTIR VIVOS".


QUESIA protagonizó uno de los momentos
más mágicos de la fiesta y del concierto.
¡Sorprendente e inesperada la belleza de su voz 
y de sus canciones!

QUESIA cantó una de las canciones de su reciente
disco-libro "Cifra y aroma" en el que ha musicalizado y
cantado 22 poemas de la gran poeta ISABEL ESCUDERO
fallecida el pasado mes de marzo.

Isabel estuvo presente en la fiesta –¡claro que sí–, y pareció que
la estábamos escuchando decir lo que escribió al final
del prólogo de "Cifra y aroma":
«¡Salud, Quesia! Y gracias por lo que me toca:
nunca estos versos encontraron tan dulce pregonera.»


Seguidamente cantó JORGE TYLKI
acompañado al violín por MANU CLAVIJO.

TYLKI nos interpretó su canción "Parece"
y una vez más compartimos la experiencia de que 
"CANTAMOS COMO QUIEN RESPIRA"
experiencia que nos une y nos hermana desde
hace ya bastante tiempo. ¡Gracias Jorge!


Y desde Galicia nos llegó la presencia y la voz
de ÁNGELES RUIBAL, amiga del alma desde hace
ya muchos años. Nos conocimos en los años setenta
cuando, junto con SERGIO ASCHERO, formaban
el dúo LOS JUGLARES que cantó y reivindicó 
bellamente a Lorca,
Guillén o Miguel Hernandez, por ejemplo.

ÁNGELES RUIBAL reclamó el acompañamiento
de ADOLFO CELDRÁN y juntos hicieron volar por la sala Galileo
los "VIENTOS DEL PUEBLO" de Miguel Hernández.

Personalmente –para mí– ver, sentir y escuchar
juntos a Ángeles y a Adolfo fue muy, pero que muy, emocionante.


GAUDEA (ICIAR IBARRA), acompañada al teclado
de MANU MÍGUEZ, interpretó su canción "Hoy";
 canción que recientemente ha grabado en su disco titulado
"Mi lobo come hierba".

ICIAR ha sido, para mí, otro de los más grandes 
y gratificantes descubrimientos que he realizado últimamente 
en el universo de la "canción de autor". Posee la cualidad
de contagiarme –siempre que la escucho– esperanza,
confianza y muchas ganas de vivir.


Ya prácticamente a las doce de la noche, 
tras casi cinco horas de concierto, ALFONS OLMO
"VerdCel", llegado desde Barcelona para unirse a la fiesta, 
nos sorprendió –¡me sorprendió!–
interpretando una bellísima versión de la canción
"Treballaré el teu cos" de Raimon;
canción de amor, hacia la que personalmente
siento una especial querencia, que Alfons ha incorporado
en su disco  "Petjades. VerdCel canta a Raimon".

Por cierto, ALFONS OLMO acaba de grabar y publicar
un bellísimo libro disco titulado 
"De plantes, talaies i cims (i una aroma)".
Obra que tuve el placer de presentar en
el Círculo Catalán de Madrid dos días más tarde,
o sea, el 8 de junio.


La fiesta estaba ya prácticamente concluyendo y los responsables
de la Sala Galileo, ya bastante pasadas las doce de la noche,
me pidieron que finalizáramos el concierto.
Contra mi voluntad tuve que hacerlo.

Ante esa exigencia, MANU MIGUEZ, se vio obligado a no cantar
el tema que habia preparado, cosa que realizó con una absoluta
generosidad que le agradecí y le agradezco con toda mi alma.
¡Me dolió profundamente que, tras acompañar a la guitarra
a Pedro Reinares y al teclado a Gaudea,
no pudiéramos disfrutar con su canción!

Pasados unos días, vuelvo a pedirle disculpas y vuelvo
 a pensar que su gesto fue realmente un testimonio
de absoluta generosidad. En realidad un gesto
que responde a lo que MANU MÍGUEZ es:
un buen amigo, un gran profesional
y una persona sencillamente extraordinaria.

Y finalmente, cuando estaba anunciando que la fiesta tenía que terminar –había en la sala varios cantautores y cantautoras que también me habría encantado que participaran– sonó un pandero y aparecieron cantando entre el público JAVIER MAROTO y DAVID TORRICO. Ambos, pese a que nos estaban pidiendo que finalizara la fiesta, se subieron al escenario y reclamaron la presencia en de todos los participantes en el concierto para dedicarme y cantar a coro una canción que previamente habían preparado. 

«Con este nuevo libro que te has marcao,
nos has reunido a todos en este sarao.

Ay, Fernando. Ay, Fernando de mi corazón.
No vas sólo, no vas sólo, no vas sólo, no.
No vas sólo, no vas sólo. Con Fernando voy.

Su vida entre canciones da para un montón,
Y luego nos lo cuenta con mucha pasión.
Ay, Fernando. Ay, Fernando…

Hay que ver El Lucini. ¡Qué arte, caray!
Conoce más canciones que el Spotify.
Ay, Fernando. Ay, Fernando…»


Estaba muy cansado y la emoción me desbordó... En aquel momento fui especialmente consciente de que SÍ que había merecido la pena MI VIDA ENTRE CANCIONES.


¡GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS!

domingo, 18 de junio de 2017

FIESTA/CONCIERTO "VIVIR ENTRE CANCIONES". CINCO HORAS DE " CANCIÓN DE AUTOR". (QUINTA CRÓNICA).

QUINTA CRÓNICA de la fiesta/concierto "VIVIR ENTRE CANCIONES" celebrada –durante cinco horas– el 6 de junio en la madrileña sala Galileo.

En las crónica anteriores ya hice referencia y comenté la participación de los siguientes creadores: Miquel Pujadó, Pedro Soriano, Estela de María, Marco Rasa, Antonio Fernández Ferrer, Carlos de Abuín, Esther Zecco, Olga Manzano, Nagot Picón, Dani Demorbo, Claudio H, Pablo Guerrero, Ángel Petisme, María Guivernau, Moncho Otero, Rafa Mora, Pedro Alférez, Rogelio Botanz, Julia Botanz (Ida Susal), Enirc Hernáez, Alfonso del Valle. Manu Clavijo, Julia León,  Miguel Montana, Chiqui Carderón, Gema Hernández, Juan Antonio Muriel, Marta Solís, Mon Cabrera, Román Brito, Adolfo Celdrán e Íñigo Zumárraga.

En esta Quinta Crónica recogeré las participaciones en la fiesta de:

AMANCIO PRADA
JUAN TROVA
JUAN GARZÓN
PATRICIA METÁFORA
RODRIGO GÓMEZ
PASKUAL KANTERO (MUERDO)
DANI AGUILERA
INÉS FONSECA
y SILVIA PENIDE.


AMANCIO PRADA, es un protagonista muy especial
de "Mi vida entre canciones". Su imagen –como
narro en el capítulo doce– ya estuvo presente en la cubierta 
del primer libro que publiqué en 1975. Concretamente éste:



En la fiesta/concierto "VIVIR ENTRE CANCIONES"
Amancio realizó una magnífica interpretación de su
canción "Libre te quiero" compuesta en 1979
sobre un texto de Agustín García Calvo.
Canción grabada por primera vez en su mítico disco:
"Canciones de amor y celda".

Seguidamente participó el cantautor granadino
JUAN TROVA –creador y responsable del Festival 
Internacional de Canción de Autor "Abril para vivir"–.

Juan, acompañado de su hijo JUAN GARZÓN –también
compositor y cantautor– interpretó su canción
"Demasiado abril", compuesta a partir de la edición
de mi libro "Crónica cantada de los silencios rotos"
y que generosamente me dedicó en el disco
"Segundo corazón" (2006).


PATRICIA "LA CHICA METÁFORA",
a la que me une una larga y muy linda amistad,
leyó uno de sus poemas recientemente publicado
en su libro "In itinere" (2017).
Lectura en la que Patricia contó con el acompañamiento
al teclado de RODRIGO GÓMEZ.


Admiro mucho a RODRIGO GÓMEZ, sin duda
un magnífico compositor y pianista.
Tras acompañar a Patricia, Rodrigo nos ofreció
un tema realmente hermoso titulado "La caja de música";
tema que incluirá en su próximo disco.

Aquel fue realmente un momento muy especial de 
la fiesta/concierto. La belleza inundó la sala y se hizo un
elocuente silencio solamente acariciado por 
las notas del teclado de Rodrigo y por su enorme sensibilidad.


PASKUAL KANTERO "MUERDO" con la fuerza
y el desgarro de su música y de su voz
interpretó la canción "Sendero de paso lento";
tema que ha grabado en su último disco
"Viento Sur" (2015).

A Paskual le acompañó otro gran y admirado amigo:
DANI AGUILERA, que interpretó su tema "Me salvas".
¡Me encanta la conexión con la realidad,
el compromiso y la energía que transmiten Dani
y, en particular, Paskual, amigo querido al que tanto me une.


Y le llegó el turno a INÉS FONSECA que se trasladó
desde Santander para unirse a la fiesta/concierto.
He de decir que Inés es una compositora
que está realizando un magnífico trabajo de 
musicalización e interpretación de nuestros y
nuestras grandes poetas. ¡Un trabajo bellísimo y admirable!

Concretamente en la fiesta cantó el tema "Sé" creado 
a partir de un texto de la poeta Mercedes Ridocci;
tema que Inés ha interpretado y grabado recientemente
en su disco "Trazos" en el que reivindica la voz poética de
mujeres que. por lo general, han sido poco musicalizadas.
¡Disco absolutamente recomendable!


Y esta quinta parte del concierto –y de la crónica–
se cierra con la tremenda belleza de una voz que nos vino
desde Galicia para ofrecernos la canción titulada
"Sobre el mismo alambre". Fue la voz y la sensibilidad
de SILVIA PENIDE.
Silvia ha interpretado y grabado esta canción en su disco 
"Todo pintado de plata" (2016).

Y mañana publicaré la sexta y última crónica
de este histórico concierto.
Crónica protagonizada por Bel Gordillo,
Sara Veneros, Jorge Tylki, Ángeles Ruibal,
Gaudea, Manu Míguez, Alfons Olmo,
Javier Maroto y David Torrico.